Ley de nietos nacionalidad española

Ley de nietos

A mediados de este año, el Congreso de Diputados aprobó la Ley de Memoria Democrática, también conocida como ley de nietos, que permitirá obtener la nacionalidad española a hijos y nietos de españoles nacidos en el extranjero, sin necesidad de vivir en España un período mínimo de tiempo.

La ley de nietos recibió la media sanción con 173 votos a favor y 159 en contra y 14 abstenciones, y ahora solo necesita un resultado similar en el Senado, en una votación programada para finales de mes o para comienzos de octubre, para poder convertirse en ley y en una vía directa para obtener la nacionalidad española.

De aprobarse, los hijos y nietos que puedan acogerse a esta ley deberán iniciar una serie de pasos y trámites de documentos para probar el parentesco, tales como el certificado de nacimiento, el certificado de matrimonio, y otros documentos, para cuya obtención es probable que deban utilizar la ayuda de gestores y abogados.

Los antecedentes: la Ley de Memoria Histórica

En 2007 se aprobó la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, ley que también se conoce como Ley de Memoria Histórica.

En la Disposición adicional séptima (“Adquisición de la nacionalidad española”) se declara lo siguiente:

“1. Las personas cuyo padre o madre hubiese sido originariamente español podrán optar a la nacionalidad española de origen si formalizan su declaración en el plazo de dos años desde la entrada en vigor de la presente Disposición adicional. Dicho plazo podrá ser prorrogado por acuerdo de Consejo de Ministros hasta el límite de un año.

  1. Este derecho también se reconocerá a los nietos de quienes perdieron o tuvieron que renunciar a la nacionalidad española como consecuencia del exilio”.

Esta disposición de la Ley 52/2007, que entró en vigor el 26 de diciembre de 2008, permitió acceder a la ciudadanía española, tramitándola, a través de los consulados, a más de 90.000 latinoamericanos descendientes de exiliados españoles, entre 2008 y 2011.

El plazo de tres años, pues se dio una prórroga de 1 año, no fue tiempo suficiente para que todos los posibles beneficiarios pudieran tramitar el pasaporte, y se calcula que los 90.000 representan solo un 40 % de aquellos que podían haber optado a la ciudadanía española.

Pero hay quienes afirman que son muchos más, y que hay al menos 600.000 descendientes de exiliados españoles en América Latina que desean gestionar la ciudadanía española.

Descendientes que podrían verse beneficiados por la mal denominada nueva “ley de nietos”.

La ley de nietos

En septiembre de 2020 el Consejo de Ministros aprobó el Anteproyecto de la Ley de Memoria Democrática, y casi dos años después el proyecto ha obtenido la aprobación del Congreso de los Diputados, sin que esto signifique el final del camino.

La ley debe ser aprobada en el Senado y luego habrá que esperar a que el Ministerio de Justicia elabore el reglamento y apruebe la normativa del procedimiento legal, indicando dónde y cómo se harán las solicitudes, qué documentos se solicitarán (certificado de nacimiento, de matrimonio, pasaportes, etc.).

El objetivo principal de esta ley, como la de Memoria Histórica, es tratar de mantener vivo el recuerdo de las víctimas de la guerra civil y de la dictadura franquista, y de reparar parcialmente los daños infligidos a cientos de miles de españoles que se vieron obligados a exiliarse.

Como tal, ambas leyes han estado rodeadas de debates, polémicas y enfrentamientos, sobres distintos puntos que afortunadamente no incluyen los beneficios ofrecidos a los hijos y nietos de los exiliados.

Ventajas de la ley de nietos, para los hijos y nietos

Con esta nueva ley de nietos podrán tramitar la ciudadanía, sin necesidad de residir un año en España, los hijos y nietos de aquellos españoles que se vieron obligados a exiliarse por motivos políticos o ideológicos, y que terminaron perdiendo la nacionalidad española.

Otros beneficiarios serán los hijos y nietos de mujeres españolas que se casaron con extranjeros antes de 1978, y que en ese caso perdieron la nacionalidad (esta situación cambió con la Constitución de 1978).

Antes de la Constitución del 78, la normativa española establecía que los hijos heredaban la nacionalidad del padre, aunque la madre fuera española, pero con esta nueva ley, hijos y nietos podrán tramitar y acceder a la ciudadanía.

En comparación con la Ley de Memoria Histórica, esta nueva propuesta busca ser más flexible y amplia con los descendientes de los exiliados españoles. Además, permite acceder a la ciudadanía sin necesidad de residir un tiempo determinado en España.

En cuanto al tiempo, la nueva ley de nietos repetirá los plazos de la ley anterior: dos años para hacer los trámites, y un año de prórroga, si es aprobada.

Quizás la principal ventaja para los descendientes de ciudadanos españoles es poder gestionar la ciudadanía desde el país donde se encuentren, sin necesidad de desplazarse hasta España hasta contar con la nacionalidad española.

Aunque esta ventaja implica una dificultad a vencer, la de gestionar a distancia documentos como solicitar certificado de nacimiento del progenitor, o el certificado de matrimonio, en algunos casos.

¿Quiénes pueden obtener la ciudadanía española de forma rápida y sencilla actualmente?

Los únicos ciudadanos extranjeros que pueden obtener la nacionalidad española fácil y rápidamente son los hijos de ciudadanos españoles, siempre y cuando:

  • Sea menor de 21 años, y uno de los progenitores, nacido fuera de España, se haya convertido en ciudadano español antes de que el interesado naciera.
  • Sea menor de 20 años, y que uno de los progenitores hubiera adquirido la ciudadanía española antes de que el interesado cumpliera los 18 años.
  • Haya nacido antes del 9 de enero de 1985, y que uno de los progenitores se hubiera hecho ciudadano español antes del nacimiento del interesado.

Qué pasos habría que dar para ser beneficiario de la ley de nietos

En principio, hay que esperar a que la ley sea aprobada por el Senado, de allí vaya al Ministerio de Justicia, se implemente y se apruebe el reglamento, y se elaboren las normativas para ser entregados a las embajadas y consulados.

Se trata de un trámite que podrá hacerse en los consulados españoles, en los países donde residan los descendientes de los exiliados.

Aunque hay que esperar a las normativas, hay algunos documentos que previsiblemente serán solicitados, como son:

  1. a) El acta de opción por la nacionalidad española

Una vez que se abra el plazo de dos años y esté clara la normativa, los interesados deberán acudir al consulado correspondiente a manifestar su deseo de obtener la ciudadanía española.

  1. b) Certificado de nacimiento de los progenitores españoles

Se debe presentar el certificado de nacimiento del padre, madre, abuelo o abuela de nacionalidad española, que se puede obtener a través de la web del Ministerio de Justicia español, o apoyándose en gestores o abogados en España.

El documento debe tener menos de dos años de haber sido emitido.

Este documento no es necesario si el progenitor está inscrito en el Registro Civil del Consulado.

  1. c) Certificado de nacimiento del solicitante

El certificado debe estar legalizado en el ministerio que corresponda, en el país del interesado, y apostillado en el ministerio de relaciones exteriores o la cancillería del país.

  1. d) Certificado de matrimonio de los progenitores

Si el certificado no existe o no hubo enlace legal, debe presentarse el certificado de nacimiento del progenitor no español.

  1. e) Pasaporte español o certificado de defunción del progenitor de nacionalidad española
  2. f) Cédula o documento nacional de identidad del progenitor (del país donde residía o reside).
  3. g) Cédula o documento nacional de identidad del solicitante.
  4. h) Sentencia de adopción del solicitante.

Naturalmente, solo debe presentarse si el solicitante es adoptado. En este caso, la sentencia de adopción debe estar apostillada y acompañada por el certificado de nacimiento con los datos biológicos del solicitante.

No hay que olvidar que esta lista es solo una aproximación de los documentos que va a solicitar el consulado, aunque se supone que la nueva ley será más flexible que la anterior con los descendientes de los exiliados españoles.

Cómo tramitar el certificado de nacimiento y otros documentos en España desde el extranjero

Para solicitar el certificado de nacimiento y otros documentos que deben tramitarse en España, lo aconsejable es buscar apoyo de profesionales o páginas como la nuestra, con la que se puede realizar trámites online del Registro Civil.

Hay que considerar que una vez que se abra el plazo de recepción de documentos en los consulados, dispondrás de un tiempo limitado, en principio, dos años, para reunir todos los documentos solicitados.

Sitios web como el nuestro pueden facilitar la gestión de trámites, como la solicitud del certificado de nacimiento, el certificado de matrimonio o el certificado de defunción de los progenitores, siempre y cuando sean posteriores a 1870, y se encuentren en un Registro Civil, un juzgado de paz, un ayuntamiento o un consulado de España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.